Cerebro humano es más sensible al tono musical que el de los monos macacos

Por siglos, el ser humano se ha dedicado a tratar comprender qué nos hace diferente del resto de los animales. La inteligencia y la comunicación han sido objeto de una eterna investigación comparativa. Medir estas dos suele ser muy engañoso sin embargo; para empezar, definir inteligencia es más complicado de lo que se supone, y existen infinitas maneras en que los seres se comunican entre si y con su entorno que no conocemos. Sin embargo usando tecnología de resonancia magnética funcional (IRMf) se pude analizar y comprender el comportamiento de la actividad cerebral y conoce diferencias neurológicas entre un cerebro y otro .


Un trabajo publicado por la revista Nature Neuroscience reveló que el cerebro humano es más sensible al tono musical que el de los monos macacos.


Como parte de las pruebas auditivas, los investigadores presentaron una serie de sonidos armónicos y ruidos a un grupo de humanos y un grupo monos macacos a fin de monitorear su actividad cerebral.




Las observaciones en la actividad cerebral al percibir sonidos ''no musicales'' demostraron una actividad cerebral similar en ambas especies, lo que basado en precedentes anteriores, no sorprendió a los investigadores ya que ambas especies comparten un gran número de similitudes en cuanto a la percepción auditiva y visual, sin mencionar nuestras semejanzas anatómica y otras más.


Sin embargo, al analizar los datos ante los estímulos musicales, hallaron evidencia de una mayor sensibilidad de la corteza auditiva por parte del humano en comparación con los monos. Los parámetros fisiológicos demostraron que nuestro cerebro reacciona más activamente ante la música que con otros sonidos, mientras que los macacos no registran cambios ante los estímulos auditivos con o sin tono.





Conclusiones

Los científicos concluyeron que el humano tiene la ventaja evolutiva que le permite distinguir frecuencias agudas o graves, lo que nos permite categorizar el sonido, y hacer música por ejemplo.


Los investigadores no pueden asegurar por el momento si estas diferencias en la percepción auditiva entre los humanos y los macacos se deben a la evolución de la especie o es atribuido exclusivamente a la experiencia musical, ya que el estudio sobre la evolución del cerebro en lo que se refiere a la cognición musical nos lleva al dilema del huevo y la gallina.

Existen fuertes teorías sin embargo que apuntan a que este cambio evolutivo se originó con el tiempo gracias a que nuestros antepasados experimentaron con el sonido al tratar de simular los que producen la naturaleza. Lo que si sabemos es que esta facultad que aparentemente es exclusiva (por lo menos a mayor escala) en el ser humano nos ha ayudado como especie a comunicarnos y poder interpretar mejor nuestro entorno..

 

REFERENCIA


Recibe tips, audios y artículos a tu correo

logo_proyecto-trisbaya
  • YouTube
  • Facebook
  • Instagram
  • Blanco Icono de Spotify
  • Blanco Icono de iTunes
  • Blanco Icono Amazon